‌Andrea‌ ‌Rodríguez‌ ‌Osorio

publicado en: Artes visuales, Artistas 2021, Festival 2021 | 0

La presente fotografía tuvo vida el 29 de abril del 2021 en Buga, precisamente en el barrio aures, hace parte de los acontecimientos vividos en el paro nacional; se evidencia la desproporcionada situación, pues mientras los manifestantes intentaban dialogar, y sin ánimo de generar conflicto; protestaban en el suelo, los agentes del Esmad insistían en permanecer amenazantes con sus armas y armaduras. Minutos después de la fotografía, los manifestantes y el barrio son gaseados.

La presente fotografía tuvo vida el 26 de julio del 2021, en la Habana, zona rural de Buga, cuando Colombia ya contaba con vacunas para controlar el virus covid- 19 y ya parte de las regulaciones establecidas como estrategia para la prevención y el cuidado durante el furor de la pandemia; habían sido casi que disipadas. Sin embargo, el uso del tapabocas se quedó como una práctica y medida necesaria para habitar cualquier lugar.

La presente fotografía tuvo vida el 7 de noviembre del 2020 en la galería de Buga, justo cuando sector agricultor fue receptor de bajas, siendo el covid- 19 responsable y protagonista del desespero y la incertidumbre al cambiar el rumbo de la cotidianidad en la plaza, pues con dificultades para respirar; los rostros y manos campesinas se vieron en la dura tarea de lidiar con dificultades en el transporte, la obtención de insumos para abastecer sus cosechas y canastos, la mano de obra y con la producción pasada y actual.
La resiliencia por parte de quienes nos abastecen, ha sido admirable, pues sobrevivir a cada difícil día durante el furor de la pandemia; cuenta como hazaña en medio de la crisis.

Soy‌ ‌Andrea‌ ‌Rodríguez‌ ‌Osorio (@andregraph_), ‌tengo‌ ‌20‌ ‌años‌,‌ ‌estudio‌ ‌licenciatura‌ ‌en‌ ‌literatura‌ ‌de‌ ‌la‌ ‌universidad‌ ‌del‌ ‌valle,‌ ‌sede‌ ‌Buga,‌ ‌hago‌ ‌teatro‌ ‌en‌ ‌un‌ ‌grupo‌ ‌local‌ ‌hace‌ ‌más‌ ‌de‌ ‌dos‌ ‌años‌ ‌y‌ ‌soy‌ ‌voluntaria‌ ‌en‌ ‌un‌ ‌colectivo‌ ‌de‌ ‌impacto‌ ‌social‌ ‌hace‌ ‌más‌ ‌de‌ ‌cinco‌ ‌años.‌Hago‌ ‌fotografía‌ ‌desde‌ ‌niña,‌ ‌no‌ ‌puedo‌ ‌precisar‌ ‌a‌ ‌qué‌ ‌edad‌ ‌o‌ ‌desde‌ ‌cuándo‌ ‌he‌ ‌sentido‌ ‌que‌ ‌fotografiar‌ ‌es‌ ‌mi‌ ‌vida,‌ ‌porque‌ ‌desde‌ ‌que‌ ‌tengo‌ ‌memoria‌ ‌ha‌ ‌estado‌ ‌conmigo,‌ ‌en‌ ‌mi‌ ‌pasado‌ ‌y‌ ‌configurando‌ ‌mi‌ ‌presente,‌ ‌dándome‌ ‌voz‌ ‌y‌ ‌ganas‌ ‌para‌ ‌el‌ ‌futuro.‌ ‌He‌ ‌tenido‌ ‌acercamiento‌ ‌a‌ ‌la‌ ‌fotografía‌ ‌de‌ ‌retrato,‌ ‌puesta‌ ‌en‌ ‌escena,‌ ‌documental‌, ‌y‌ ‌natural.‌ ‌Mi‌ ‌fascinación‌ ‌siempre‌ ‌ha‌ ‌estado‌ ‌en‌ ‌capturar‌ ‌la‌ ‌esencia‌ ‌del‌ ‌ser‌ ‌humano‌ ‌y‌ ‌del‌ ‌contexto‌ ‌en‌ ‌el‌ ‌que‌ ‌está‌ ‌situado,‌ ‌entendiendo‌ ‌que‌ ‌esa‌ ‌esencia‌ ‌puede‌ ‌ser‌ ‌perversa,‌ ‌dolorosa,‌ ‌hermosa ‌e‌ ‌impactante,‌ ‌atada‌ ‌a‌ ‌un‌ ‌por‌ ‌qué‌ ‌y‌ ‌a‌ ‌un‌ ‌dónde.‌ ‌Por‌ ‌ello,‌ ‌mi‌ ‌fuerte‌ ‌es‌ ‌el‌ ‌fotoperiodismo o fotoreportaje. ‌Siento tan importante y necesaria la ‌acción‌ ‌de‌ ‌inmortalizar‌ y la labor fotográfica, pues‌ la‌‌ ‌cámara‌ ‌nos‌ ‌convierte‌ ‌en‌ ‌las y los‌ ‌testigos‌ ‌que‌ ‌darán‌ ‌veracidad‌ ‌de‌ ‌los‌ ‌acontecimientos‌ ‌que‌ ‌están‌ ‌cambiando‌ ‌nuestra‌ ‌historia.‌ ¿Por qué soy fotógrafa? Ha sido una pregunta que ha permanecido a lo largo de mi trayecto, la respuesta en esencia es siempre la misma; porque quiero inmortalizar el mensaje, provocar, despertar e invitar a la reflexión, al cambio, al qué estamos haciendo y por qué lo estamos haciendo. La fotografía tiene la capacidad de hablarle al alma y a la consciencia, hablar por medio de una imagen que sacuda los adentros, una fotografía emocionante, jamás podrá borrarse de la memoria, del corazón ni de la historia.